Propiedades curativas de la amatista

.
Mostrando las entradas con la etiqueta Confusiones referentes a las piedras. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Confusiones referentes a las piedras. Mostrar todas las entradas

8/06/2012

Confusiones referentes a las piedras

Guía de frecuentes conceptos erróneos, para evitar engaños y equivocaciones

Si no hubieran tantas informaciones incorrectas sobre piedras y energías, no sería necesario consultar un libro que centre su atención en lo confuso, lo falso, para tener en claro cómo han sido distorsionadas las verdades y fabricadas tantas ideas engañosas que hace falta desenmascarar. 

Porque para que el conocimiento de lo verdadero no se tope a ciegas con lo falso sin saber identificarlo, es necesario conocer cómo no son las cosas, con el mismo interés que el de conocer cómo son en realidad.

Falsedades frecuentes

Me coloco la piedra y listo eso es todo..

Esta actitud esbozada por mucha gente, está asociada tanto al pensamiento mágico como a la responsabilidad del propio destino, que es puesto bajo determinación de fuerzas externas. 

No puede afirmarse que tal o cual piedra es capaz de solucionar un determinado problema físico, mental o espiritual como si fuera una varita mágica. 

Sería tomar por absoluto e infalible un poder que no siempre puede comprobarse, porque las propiedades energéticas de una piedra pueden variar dependiendo de las influencias que reciba. 

Lo mismo que la energía nuclear, las piedras pueden ser utilizadas positiva o negativamente. 

No basta con adquirir o conseguir una piedra y depender de lo que ella pueda hacer por sí misma, sin hacer nada especial uno con ella. 

La piedra no es un objeto mecánico de funcionamiento autónomo: es un sujeto viviente que actúa en función de quien lo posea. 

Si el poseedor la utiliza, ella actúa mejor. Utilizar, no es simplemente llevar puesta una piedra, tenerla encima y no sentirla, no confiar en ella, y hasta a veces olvidar que existe. 

La piedra debe ser más que una sirvienta y menos que una dueña para uno mismo: no está para obedecernos ni para dirigirnos; debe ser, simplemente, una compañera. 

No debe vivir para nosotros, ni se debe vivir en función de ella, endiosándola como salvadora; tan sólo hay que convivir, participar de una existencia compartida junto con ella. 

Aunque la encontremos o la compremos, el derecho de propiedad sobre una piedra debe limitarse al plano social, frente a los demás, mientras que frente a ella no cabe una actitud de posesión. 

Se puede tener hijos, animales como mascotas o plantas como adorno, y se puede llegar a ejercer autoridad posesiva sobre todo; pero que la costumbre nos haya creado la cultura de la dominación no significa que sentirnos dueños de otros seres vivientes sea correcto. 

"Mí perro", "mi" rosal, "mi" esmeralda. 

Hemos constituido una sociedad basada en pertenencias. 

Sin pretender, por lo pronto, cambiar esa estructura social, lo importante está más allá de los derechos frente a la sociedad y que nos aseguran que al perro, al rosal o a la esmeralda puede pasar cualquiera a verlos, pero sin que se los lleve. 

Eso importante, es comprender que los seres que están bajo nuestra responsabilidad no forman parte del circuito económico por el cual se manejan precios, compras y ventas; todos ésos son valores creados por el hombre que no responden a la esencia libre de los seres adquiridos y poseídos. 

Nada más contundente que la muerte para demostrar que cuando nos vamos, nada nos llevamos. 

Es preciso mantener frente a "nuestra" piedra, la conciencia de que, más allá del sentido de pertenencia ante los demás, ella debe tener beneficios que la mantengan fuera de esos parámetros de la propiedad privada. 

Si logramos comprender que, dinero de compra, adquisición y propiedad aparte, piedra y ser humano tan sólo se han encontrado en la vida para una coexistencia transitoria, la relación con el mineral debe y podrá ser de compañerismo. 

Se habla de las piedras como "chips" de computadoras que pueden programarse para una función específica, luego borrar la programación y reprogramar otra cosa. 

Esa propiedad de apariencia mecánica puede dar lugar a prácticas erróneas, si no se acompaña el trabajo técnico con el sentir. 

Se confunde a menudo piedra con robot, y el trato con ella  no pasa de la misma frialdad con que se programa una máquina. 

Seguramente, la ignorancia de fórmulas técnicas de trabajo con piedras es menos importante que el sentimiento con que se las trate y que, por sí solo, puede lograr resultados aunque falten detalles técnicos de uso. 

Una panorámica del planeta nos muestra los múltiples tipos de comportamientos del ser humano con los minerales. 

En un paso por Minas Gerais, Brasil, podemos observar millares de cristales de cuarzo tirados a la basura y miles de habitantes pasando  por las calles sobre ellos, sin que muchos hayan escuchado algo sobre la energía y la vida de los cristales. 

Mientras tanto, a miles de kilómetros, habitantes de los cinco continentes recorren comercios en busca de algún cristal con el cual iniciar nuevas experiencias, y muchos no lo encuentran. 

De los que llevan una piedra en el cuello o en el anillo, unos son incapaces de salir a la calle sin esa protección; otros, en el extremo de la indiferencia y la incredulidad, nada especial encuentra en una gema. 

Todo es producto de la falta de información existente sobre estos milenarios y esotéricos conocimientos. 

Sin pretender restarle importancia a las propiedades específicas de cada piedra para la mente y el organismo, que ocuparían decenas de páginas, lo importante hasta aquí es rescatar el valor espiritual de esos campos de energía  materializados, que perciben, sienten y emiten vibraciones. 

Sólo acostumbrándonos a amar y respetar como vivientes a esos seres, estaremos en condiciones de saber utilizarlos para fines curativos y mentales específicos. 
Publicado: por: Berny Polanía - 8/06/2012

Etiquetas

A las piedras hay que tratarlas con mucho cariño (1) Amazonita (1) Como funcionan los cristales (1) Confusiones referentes a las piedras (1) Cristales y su funcionalidad (1) cuando es más grande ? (1) Cuando un cristal está boca abajo (1) Curación pór medio de las piedras (1) El cuarzo de color rosado sirve para atraer al amor (1) El Diamante Koh-I-Noor (Montaña de Luz) (1) El granate y sus propiedades energéticas (1) El lapislázuli (1) El ojo de tigre (1) Es mejor el cristal (1) Es posible utilizar juntas dos piedras distintas al mismo tiempo? (1) forma ó color las gemas desempeñan distintas funciones (1) Gemas medicinales (1) gemoterapia o cristaloterapia (1) Hay que sentir la energía de la piedra (1) Hematita o cornalina pincipales propiedades de la piedra (1) La crisocola (1) La malaquita es la piedra de la fortuna (1) La moldavita (1) La turmalina negra y sus propiedades (1) Labradorita (1) Las piedras aumentan o disminuyen su poder al ser trabajadas? (1) Las piedras que atraen el dinero (1) Las piedras que sanan (1) Las piedras teñidas no sirven (1) Las piedras y los signos zodiacales (1) Las pirámides de cuarzo colgables trabajan igual aun sin la orientación adecuada (1) Los cristales pulidos y biterminados nos sirven como un escudo de energía y nos protegen (1) Los cuarzos (1) Los poderes especiales que tienen las piedras preciosas (1) manda energía a los chakras inferiores (1) No conviene usar los cuarzos en forma de pirámide encima suyo (1) Onix la piedra protectora (1) pasando la mano por encima de ella se siente (1) Poderes especiales de las piedras preciosas (1) propiedades con la energía y los chakras (1) Propiedades curativas del jade (1) Propiedades del zirconio (1) Propiedades espirituales de algunas piedras (1) Que piedras atraen a las fuerzas negativas? (1) Se debe utilizar la piedra correspondiente a nuestro signo zodiacal? (1) se deben usar las piedras con la punta hacia arriba hacia la cabeza (1) Según sea su estado (1) Son las esmeraldas piedras malditas? (1) su conexión multidimensional con el Agnihotra (1)

 

Ads